“¡Ojalá hubieran más Los Rosales!”

El 16 de julio Los Rosales recibió la visita de Adriana Aristimuño, doctora en Educación, docente de la Universidad Católica e integrante de Eduy21, el movimiento ciudadano liderado por expertos en educación y líderes en diversos ámbitos que impulsa una reforma educativa en Uruguay.

Aristimuño tuvo oportunidad de recorrer las instalaciones del colegio, conocer nuestro proyecto educativo y conversar con las niñas, maestras y directora. Unas y otras le contaron sobre el plan de alimentación saludable del colegio, las actividades extracurriculares (hockey, danza, catequesis), la enseñanza del inglés, la escuela de padres, la educación personalizada y los proyectos a futuro.

“¡Ojalá hubieran más Los Rosales!”, comentó Aristimuño en más de una oportunidad. Por eso antes de que se retirara quisimos que nos dejara su impresión sobre el colegio.

¿Qué impresión te llevas de Los Rosales?
Pienso que es una gran obra educativa, que además es una gran obra social. Está muy bien pensado el proyecto educativo, apunta a valores y a la enseñanza de hábitos, que es muy importante en todas las edades, pero sobre todo en las iniciales y en la escolar.

Es muy impresionante el cuidado que uno ve en todos los detalles, desde lo edilicio, el mobiliario, el cuidado de las niñas, la presentación. Eso me parece fundamental porque hace al autoestima y dignidad de la persona.

Es muy reconfortante ver una institución educativa en un contexto con mucha carencia, pero que la situación del centro educativo es de prolijidad, de cariño, de recursos, agradable. Habla de mucho cuidado.

También es muy impresionante la manera en que se relacionan los actores adultos: hay mucho cariño y respeto por el trabajo de todos. Eso no se ve en todos lados. Me parece muy importante y también muy educativo.

También creo que es una institución en crecimiento, por lo que pude ver en la visita hay mucho proyecto que está empezando, mucha cosa reciente, mucha cosa que puede ir a más. Mucho personal joven que se está formando. Hay mucha potencia para mayores logros.

¿Cómo doctora en Educación, qué consejo o recomendación te gustaría dejar al personal del colegio?
La impresión es que es un proyecto que va por buen camino, muy bien pensado y liderado. Sobre todo diría, tratar de ser fieles a esa esencia y ese origen que tiene la institución. Tratar de no perder esa fidelidad porque creo que hay bases muy firmes y muy buenas, desde el punto de vista educativo, de los valores, el amor, la personalización, la cercanía, la dedicación, la responsabilidad, el cuidado, todo el trabajo que se hace con las familias.

Creo que son cosas sumamente importantes y que a veces se pierden. En cambio, acá parece que está todo integrado. Es un trabajo muy importante porque realmente es muy completo.